Menu

¿Es Dios el creador?

Leemos Génesis 1:1… “En el principio crió Dios los cielos y la tierra…”
Debemos valorar la evidencia devastadora del mismo verbo “crear” (BARA, en hebreo), tanto como de los otros verbos similares: “hacer” = (ASAJH) y “formar” (YATSAR): que los mismos pueden tener como sujeto tanto a Dios  como a un ser humano. Se puede aplicar el participio “BARA” o “BORE” (Creador) a un artesano  de metal, por ejemplo. En el lenguaje español podemos referirnos a la “creatividad” de un artista. Pero en hebreo, el sujeto de “BARA” pertenece invariable y exclusivamente a Dios.

Cuando en este versículo se hace referencia a Su obra en la creación original, nunca se menciona el material utilizado. Pero con frecuencia el verbo se refiere a la actividad presente y futura de Dios.

En términos teológicos es sinónimo de “transformar”. Los matices tienen que ver con:
⌂ Lo nuevo
⌂ Lo inesperado
⌂ La perturbación
⌂ Lo milagroso
Y a lo largo de todo ello hay una acentuación constante del carácter incomparable de Dios.

Veamos algunas referencias:
Sobre el futuro de Israel:

“Y él dijo: He aquí, yo hago concierto delante de todo tu pueblo: haré maravillas que no han sido hechas (literalmente: creadas) en toda la tierra, ni en nación alguna; y verá todo el pueblo en medio del cual estás tú, la obra de Jehová; porque ha de ser cosa terrible la que yo haré (crearé) contigo” (Éxodo 34:10).
El destino de los coretitas: de Coré (Números 16:30):
“Mas si Jehová hiciere (literalmente: creare) una nueva cosa…”
Sobre la transformación del pecador (Salmo 51:10):
“Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio; Y renueva un espíritu recto dentro de mí”.
Sobre el carácter incomparable de Dios (véase Salmo 89: 6-12; Isaías 40:25-26; Isaías 42: 5,8-9).
Sobre la alegría que llegará en días posteriores (véase Isaías 63: 17-18).
Y por último, un ejemplo (Jeremías 31:22):
“Porque Jehová criará una cosa nueva sobre la tierra: una hembra rodeará al varón”.

Como hemos visto, no se menciona material alguno. En consecuencia, no se le puede comparar (a Dios) a ningún otro dios ni con cosa alguna de Su creación. Tampoco se lo puede contener, o limitar, o someter.

Él creó y sigue haciendo; y por eso el mundo está lleno de sorpresas agradables y otras no tanto. La vida de la humanidad está preñada con la posibilidad siempre de nuevos comienzos: como lo expresa el profeta en el libro de Lamentaciones, en un atisbo de esperanza en medio de sus quejas amargas:
“Nunca decayeron sus misericordias. Nuevas (literalmente: creadas) son cada mañana… (Lamentaciones 3: 22-23).

Dios bendiga tu vida. Pastor Ricardo Iribarren

Tipeo, diagramación y corrección: Miguel A. Vreska (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

/* */
volver arriba