Menu

Venid, obedeced el llamado de CristoJesus

Venid, obedeced el llamado de CristoJesus

A) "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, que yo (el Señor Jesucristo) os haré descansar” (Mateo 11: 28). Para este llamado hay una promesa.

B)  La Promesa la encontramos en el libro del profeta Jeremías (Jeremías 31.25), que dice: “Porque embriagué el alma cansada, y llené toda alma entristecida”. Esta promesa provee un resultado a los que oyen y acuden al Llamado de Jesús

Leer más ...

Un comienzo lento

Palabra del día: Hechos 18: 19. Leemos: “No temas, sino habla, y no calles” (Véase Hechos 18: 1-10)

Palabra que me enseña: ¿Te sientes desalentado porque la obra a la que Dios te ha llamado va demasiado lenta? Recuerda que los más maravillosos inventos tuvieron un comienzo “lento”.

Leer más ...

El rechazo a adorar a Dios

Palabra del día: 2 Corintios 11: 14-16: “Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se transfigura en ángel de luz. Así que, no es mucho si sus ministros se transfiguran como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras. Otra vez digo: Que nadie me estime ser loco; de otra manera, recibidme como a loco, para que aun me gloríe yo un poquito

Leer más ...

Compromiso y responsabilidad

Palabra del día: 1 Tesalonicenses 5: 17. Leemos:  “Orad sin cesar”

Las oraciones de trinchera provienen de soldados que generalmente le prestan poca o ninguna atención a Dios, pero que claman a él cuando se hallan bajo un intenso ataque del enemigo.

Leer más ...

¿Honrando la iglesia, o mancillándola?

Palabra del día: Proverbios 26: 20 a 28. Leemos: “Sin leña se apaga el fuego; y donde no hay chismoso, cesa la contienda. El carbón para brasas, y la leña para el fuego; y el hombre rencilloso para encender contienda. Las palabras del chismoso parecen blandas; mas ellas entran hasta lo secreto del vientre.

Leer más ...

Exaltando a Dios en mi cuerpo

Palabra del día: 1 Corintios 6: 12-20.

Leemos: Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me meteré debajo de la potestad de ninguna. Las viandas son para el vientre, y el vientre para las viandas; sin embargo a él y a ellas deshará Dios. Mas el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor; y el Señor para el cuerpo; y Dios que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su poder. ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré pues los miembros de Cristo, y los haré miembros de una ramera? De ninguna manera. ¿O no sabéis que el que se junta con la ramera, es hecho con ella un cuerpo? Porque serán, dice, los dos (en) una carne.

Leer más ...

El Padre del justo

Enseñanza:

Los hijos viven sin garantías. No importa cuán bien estemos dispuestos hacia ellos, no siempre se conducen como pensamos que deberían hacerlo. A menudo ellos son de difícil conducción. Puede que en muchas ocasiones pierdan los frenos.

Leer más ...

¿HIJO DE DIOS, O HIJO DE QUIÉN?

Desde hace algún tiempo observo con preocupación el avance del éxito de algunos hombres que dicen pertenecer a la iglesia cristiana. El mundo occidental está completamente convencido de que no existe sustituto para el éxito: el éxito es lo primordial.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS