Menu

La Vida Diaria

Desarrollando una Relación con Dios

Estudio #4


El Cristianismo Bíblico NO es un CREDO (un grupo de creencias), es una PERSONA – el Señor Jesucristo. Cuando recibimos al Señor Jesús como nuestro Salvador, recibimos a El como una Persona real en nuestro corazón y nuestra vida; y aunque hay muchas cosas para aprender con respecto al Señor y la vida Cristiana, nunca debemos olvidar que hay una relación personal para ser disfrutada y mantenida.

Las Relaciones Personales son mantenidas por la Comunicación – por cada participante compartiendo de su corazón.  Lo más profundo del compartir, lo más profundo y fuerte, es la relación. Cada Cristiano necesita una relación con Dios.  Esto es logrado a través de una “Vida Diaria” con su Señor, lo que le permite disfrutar todo lo que Dios tiene preparado por él.  ¡Esto es, también, el campo de batalla donde la victoria o derrota de su vida Cristiana será decidida!

I.    LOS REQUISITOS VITALES DE UNA BUENA VIDA ESPIRITUAL
        A.    Busque II Pedro 3:18.  La voluntad de Dios para usted, como un Cristiano nuevo, es       C __ __ __ __ __ a la madurez espiritual (o sea, en la gracia y conocimiento de Cristo).
        B.    Así como hay un número de requisitos esenciales para el crecimiento físico, hay también unos para el crecimiento espiritual.  Este estudio tocará dos asuntos vitales que necesita para una buena vida espiritual con el Señor.  
        


II.    ¿CUÁNDO DEBO ANDAR CON DIOS?
        A.    Nuestro andar con el Señor necesita ser constante.
                1.    Busque Josué 1:8.  El mandamiento de Josué fue que la Palabra de Dios no se        
                A __ __ __ __ __ __ __ de la boca del pueblo de Dios ni de día ni de noche.  
                Observe también Deuteronomio 6:6-9.
                2.    Busque I Tesalonicenses 5:17.  Aquí somos instruidos para orar sin C __ __ __ __ .
        B.    Sin embargo, en nuestros horarios del día muy ocupados, es necesario para un Cristiano poner aparte un TIEMPO DEFINIDO CADA DÍA para un devocional (un momento de intimidad, de comunión) con el Señor.  
                1.    Busque Daniel 6:10.  ¿Cuántas veces por día oró Daniel?  __________________
                2.    Busque Hechos 17:11.  ¿Qué hicieron los Cristianos de Berea cada día? _________________________________________________________________
                3.    No hay un tiempo predeterminado para tener su tiempo devocional – lo importante es que tome un tiempo fielmente.

 

        Puede ser muy de mañana...
        Puede ser después de la ida a sus compromisos de los familiares...
        Puede ser durante el tiempo del almuerzo sin interrupción...
        Puede ser cuando la familia se acuesta...

        USTED FIJA LA HORA — ¡Y SIGUE CON ELLA!

III.    ¿CÓMO DEBO ANDAR CON DIOS?
Ahora que ha reservado un tiempo definido para sus devocionales, recuerde que los buenos hábitos son difíciles para formar. Pida al Señor para que le ayude a guardar esta cita vital. Si falla, no deje de tratar, sino determine para empezar nuevamente.  
        A.    Haga un plan para lograr esto poniendo en práctica las actividades siguientes:
                1.    Descansando suficientemente cada noche para que se levante refrescado (renovado). No puede acostarse tarde y sentirse con ánimo de tener su Tiempo Privado temprano la mañana próxima.  
                2.    Seleccionando un lugar especial – un lugar conveniente, tiene un ambiente agradable y buena luz. Usando el mismo lugar diario le ayudará a desarrollar un patrón de éxito.
                3.    Acercando su Tiempo Privado con una actitud de esperanza. Puede esperar a Dios y mostrarle las actividades que necesite empezar o dejar, y las actitudes que necesite desarrollar o cambiar.  Dios le enseñará mucho de El mismo.  
        B.    Disciplínese a sí mismo para realizar un Tiempo Privado diario.
        Busque I Timoteo 4:7.  Dios dice que debemos ejercitarnos para la P __ __ __ __ __ .



IV.    ¿CÓMO USO UN TIEMPO DEVOCIONAL?
        A.    Comience su Tiempo Privado con oración.  
        Esta será una breve oración para entendimiento mientras está preparándose para leer la Palabra de Dios.  El Salmista dijo,   “Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley.  (Salmo 119:18).


        B.    Lea las Escrituras.
        Use un programa planeado de leer la Biblia. Esto marcará el paso para leer examinando por toda la Biblia.  Si no lo hace, su leer de la Biblia puede ser al azar.  (La iglesia va a proveer un programa así en las próximas semanas).

        C.    Anote perspicacias y haga aplicaciones personales.  
        Piense bien (reténgalo) respecto de lo que leyó.  Busque respuestas a preguntas tales como:

       ¿Qué está hablando?  ¿A quién está hablando?
       ¿De qué está hablando?  ¿Qué está pasando?
       ¿Cuándo está pasando?
       ¿Dónde está pasando?
       ¿Por qué está pasando?  ¿Por qué está diciendo esto?

       Escriba una perspicacia de su leer.  Puede ser algo que aprendió o algo que Dios puso en su corazón.  Esta perspicacia no necesita venir del pasaje completo leído; puede venir de un solo versículo o de una expresión dentro de un versículo. Anotando las perspicacias nos ayudará a solidificarla en nuestro propio pensamiento. Para ayudarle a hacer aplicación personal, se incluye la siguiente lista de preguntas prácticas:  

       ¿Reveló Dios unos / unas . . .

       Pecados para confesar?
       Promesas para reclamar?
       Ejemplos para seguir?
       Mandamientos para obedecer?
       Verdades en que podemos regocijarnos?
       Un versículo para memorizar?
       Retos para enfrentar?
       Lecciones de Dios?
       Errores para evitar?
       Súplicas para pronunciar?
       Agradecimientos que dar?
       Metas que alcanzar?
    
       Mientras escribe su aplicación, hágala personal, específica y mensurable.  Escriba una breve oración de esta perspicacia.  

       D.    Pase tiempo en oración.
       Pida a Dios que le guíe durante todo el día y que provea oportunidades para que usted pueda aplicar lo que ha aprendido durante su Tiempo Privado.

       E.    Repase sus versículos de memoria.  .
       Memorizando un versículo de la Biblia cada semana
                       será una excelente manera de crecer espiritualmente.  
       Al fin de su Tiempo Privado repase sus versículos
       de las semanas pasadas.  


V.    ALGUNAS REGLAS PARA ESTUDIAR LA BIBLIA
        A.    Empiece con una breve oración pidiendo al Señor que le enseñé.  
        Busque y escriba Salmo 119:18.
        _______________________________________________________________________ _______________________________________________________________________.
        Esta puede ser una oración modelo para usted.  
        B.    Acepte cada palabra por su sentido básico y literal – a menos que el contexto indique claramente hacia otro sentido.  Recuerde, Dios quiere decir lo que dice y dice lo que quiere decir.
        “Cuando el sentido sencillo se hace sentido común, no busque ningún otro sentido, o todo será absurdo.”
        C.    Marque en su Biblia.  Subraye los versos claves.   Anote otras citas en el margen.  
        (Si no quiere hacer esto en su mejor Biblia, compre otra más barata para el propósito de sus estudios.)


        Un Consejo Práctico
        No todos los lápices son adecuados por marcar en una Biblia.  La tinta de algunos se filtra de un lado a otro de la página – especialmente se filtra por las páginas delgadas de las Biblias más costosas.  
        D.    La Escritura siempre interpreta a la Escritura (II Pedro 1:20).  Siempre interprete un pasaje “obscuro” a la luz de un pasaje bien claro.  
        E.    DEBE resolver obedecer la Palabra de Dios mientras la lee y la estudia (Juan 15:14).
        F.    Trate con la Biblia como a una carta personal de Dios. Léala con esperanza – como un amante leería una carta de amor  (Jeremías 31:3).
        G.    Cuando no pueda entender un pasaje o versículo, recuerde que tiene pastores, maestros, y ayudantes quienes se preocupan por usted y se gozan por enseñar la Palabra de Dios.  Llámeles, escúcheles, y entonces revise las Escrituras para saber si lo que le dicen es así.  

VI.    UNA ENSEÑANZA DE LA ORACIÓN
        En su Tiempo Privado diario con el Señor, seguramente querrá orar.  Una plena lección de la oración seguirá en un estudio futuro.  
        A.    ¿Qué es la oración?
                1.    Busque Mateo 6:5-7.  Usando sus propias palabras, afirme lo que no es oración verdadera.   La oración no es __________________.
                2.    
                Busque Mateo 7:7a.  La palabra “pedir” significa “orar”.  Orar es pedir – es el grito del Cristiano a Dios, la petición de un niño a su Padre.  
        B.    ¿A quién oramos?
        Busque Juan 15:16f; Juan 16:23c; y Lucas 11:2.  ¿A quién debemos orar? __________________


      
        C.    ¿En el nombre de quién oramos?
        Busque Juan 14:14 y Juan 16:24.  Oramos en el nombre de J __ __ __ __ .
        D.    ¿Para qué cosas podemos pedir?
        Mateo 6:11                   - ______________________________
        Santiago 1:5                 - ______________________________
        II Tesalonicenses 3:1     - ______________________________
        Hechos 4:29                 - ______________________________
        Salmo 34:4                   - ______________________________
        Salmo 119:18               - ______________________________
        Salmo 119:133             - ______________________________

VII.    UN BUEN PATRON DE LA ORACIÓN
        Hay muchas cosas que podemos pedir; los de arriba son algunos ejemplos. Como una regla general incluya lo siguiente en su oración:


    
        A.    Adoración – Alabando a Dios por quién es El
        (Salmo 34:1)  “Bendeciré a Jehová en todo tiempo; Su alabanza estará de continuo en mí boca.”
        ¡Una manera maravillosa para empezar un tiempo de oración es expresando alabanza a Dios!  En una oración de adoración, usted expresa sus profundos sentimientos hacia Dios hacia Dios; los cuales) resultan de Su amor, sabiduría, presencia, poder, conocimiento, gracia, santidad, grandeza, y Sus otros atributos divinos.  Este tipo de oración siempre será una ocasión de gozo. Recuerde que nuestra adoración debe ser reservada para Dios, no para proyectos, ministerios, u obras hechas en Su nombre.  Cuando está en el centro de Su voluntad, el deseo de alabarle a El vendrá naturalmente.   Memorice pasajes que hablan de la alabanza a Dios y úselos mientras le adore (I Crónicas 29:11-14; Éxodo 15:11; I Pedro 1:15-16; Jeremías 32:17-19; Apocalipsis 4:11; 5:12-14).
        B.    Confesión – Poniéndose de Acuerdo con Dios con respecto a su pecado
        (I Juan 1:9)  “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”  
        Cuando usted puso su fe en Jesucristo como Salvador, una relación especial se estableció entre usted y Dios.  El llegó a ser su Padre Celestial, y usted llegó a ser su hijo adoptado.  Esa relación es eterna.  Sin embargo, a través de nuestras egocéntricas y pecaminosas decisiones de la vida, creamos tensiones en la calidad de esa relación y comunión con Dios, la cual queda interrumpida.  Es la confesión lo que renueva el privilegio de esa maravillosa comunión.  
        El pecado y la justicia son el resultado de decisiones personales; pues, la confesión que está basada sobre arrepentimiento genuino será aprobada por un cambio en su vida diaria.  Por esta razón, sus grandes victorias espirituales normalmente vendrán como resultado de este tipo de oración honesta y limpiadora.  Su confesión y arrepentimiento necesitan ser específicos.
        C.    Dar Gracias – Expresando gratitud a Dios  por lo que El ha hecho
        (I Tesalonicenses 5:18)  “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.”


        El Cristiano egoísta probablemente gasta demasiado tiempo pidiendo y no tiene tiempo suficiente para dar gracias.  La admonición de Pablo para dar “gracias en todo” refleja la madurez de su vida cristiana.  Había sufrido naufragio, había sido golpeado, tuvo hambre, recibió crítica severa, y pasó tiempo en la cárcel – sin embargo, pudo escribir honestamente esas palabras.  ¿Por qué?  ¡Porque su corazón estaba lleno de gratitud!  Lo expresó así: (Filipenses 3:7-8)  “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. {8} Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mí Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo”.
        La oración provee la oportunidad para expresar nuestras profundas emociones y sentimientos a Dios.  ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que su corazón fue rebosado de gratitud?
        D.    Suplicación  – Orando por las necesidades de otros
        (I Timoteo 2:1)  “Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres”;
        (I Samuel 12:23)  “-Así que, lejos sea de mí que peque yo contra Jehová cesando de rogar por vosotros; antes os instruiré en el camino bueno y recto”.
        Cuando Cristo entra a nuestras vidas, llega a ser espontáneo el sentir el deseo de buscar las bendiciones de Dios alrededor de nosotros.  Esto se llama “suplicación” o “intercesión”.  Probablemente sería seguro decir que la más consistente oración de intercesión que hacemos se enfoca en las necesidades espirituales de familiares, amigos y vecinos.  Muchos de ellos, por los cuales estamos intercediendo, seguramente son inconversos.  Otros son Cristianos viviendo por debajo de los recursos y privilegios disponibles para los hijos de Dios. En cada uno de los casos, la oración de intercesión es un ministerio de amor.   A través de la intercesión, cualquier Cristiano puede ser usado grandemente por Dios para afectar la causa del evangelismo del mundo.  No importa nuestra condición física, todos nosotros podemos ser una parte del “ejercito de oración” poderoso de Dios.  
        E.    Mantenga una lista continua de peticiones.
        Mantenga una lista de oración con su Biblia en la cual anotar cualquier petición que tenga - necesidades especiales de la familia, necesidades de la iglesia, y las peticiones que otros Cristianos pueden compartir con usted.   
    
    No se olvide de anotar las respuestas de las peticiones cuando vengan.

                                                                                TIEMPO PRIVADO #1

Pasaje para leer: Juan 1:1-18
Observaciones: Hay mucho en este pasaje riquísimo para observar.  Pero, primeramente, de la introducción yo aprendí:

¿Quién es el autor?  El Apóstol Juan
¿Cuándo está escribiendo?  d.d.c. 85-90 (aproximadamente)
¿A quién está escribiendo?  El libro no lo dice.  Debía ser una carta que circularía en forma escrita de manera general a diferentes grupos de Cristianos.  
¿Qué tipo de libro del Nuevo Testamento es esto?  Este libro de Juan es un evangelio significando que es un informe de “buenas noticias” con respecto a la vida y Ministerio de Jesucristo.  
    Por leer Juan 1:11 “A lo suyo vino, y los suyos no lo recibieron” noté que Jesucristo enfrentó rechazo.  Una cosa es ser rechazado por desconocidos; y otra cosa, más cruda, es ser rechazado por sus propios — familia, amigos.
    Aunque los suyos lo rechazaron, otros recibieron a Jesucristo - Juan 1:12 “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Yo llego a ser un hijo de Dios por recibir a Cristo.  Esto es semejante a “creer en su nombre”, como se vislumbra al fin de versículo 12.  

    
                                                                               TIEMPO PRIVADO #2

Pasaje para leer: Juan 1:19-51
Observaciones: Por leer este pasaje, hago algunas observaciones.  Todos mis comentarios devocionales refieren a una gran observación — cuando personas aceptaron a Jesucristo como su Mesías, posteriormente trajeron a sus amigos a El.  Parece ser que es la disposición natural de hallar tal gran noticia de que su Salvador ha llegado.  
    Cuando Juan el Bautista vio a Jesús viniendo, le dirigió a otros hacia El (1:29, 35-36); entonces algunos de los discípulos de Juan empezaron a seguir a Cristo.  Andrés siguió a Cristo e inmediatamente buscó a su hermano, Simón, para introducirle a Jesús (1:40-42).  Jesús halló a Felipe y dijo, “Sígueme” (1:43).  Felipe buscó a Natanael y lo trajo a Cristo (1:45-49).  Una buena noticia siempre se difunde, y podemos ser nosotros los “sembradores” de esa buena noticia.  Podría ser que encontremos oposición o resistencia mientras compartimos con otros nuestra nueva fe en Cristo.  Cuando Felipe dijo a Natanael “Hemos hallado… a Jesús”, Natanael respondió: “De Nazaret puede salir algo de bueno?”  Aquí fue una expresión de duda.  Natanael estuvo diciendo, en definitiva: “Yo dudo que Jesús de Nazaret sea el Mesías…”.  Felipe no retiró a este primer obstáculo; solamente dijo “Ven y ve”. Felipe anunció de Jesús a Natanael. Lo invitó a venir a Jesús; lo restante estuvo realizado por Jesucristo mismo.  
 
   
                                                                               TIEMPO PRIVADO #3

Pasaje para leer: Juan 2:12-25
Observaciones: Por leer este pasaje anoté que Jesús, su madre y sus hermanos estuvieron en Capernaum y viajaron a Jerusalén.  Una mirada rápida a un mapa en la parte de atrás de mí Biblia me mostró que Capernaum está en la parte norte de la orilla del Mar de Galilea, y Jerusalén está casi a 80 millas al sur.  Yo uso una Biblia de Estudio, la cual contiene una nota en su margen, refiriendo que la Pascua fue en la temporada marzo / abril.  
    Cuando Jesús llego al Templo de Jerusalén, mostró su enojó con los compradores y vendedores que comerciaban dentro del Templo.  El Templo había llegado a ser un lugar de negocio.  Jesús hizo un azote de cuerdas y echó fuera a esos hombres y a sus animales de la casa de adoración.  Echó también su dinero al suelo y volcó las mesas.  Que dibujo diferente observé de los artistas modernos y su representación de un Jesús débil y hasta con “afeminación”. Según  Juan 2:17, Jesús estaba consumado con celo para Dios – ¡Qué hombre!  ¡Qué Dios!
    En esta celebración de la Pascua, muchos creyeron en Cristo; otros no.  Jesús no necesitaba pedir a su Padre para saber si estaba en el corazón de los hombres o no, porque El sabe todo—aun lo que está en el corazón del hombre.  Es un pensamiento impresionante el saber que Jesús sabe mis gozos, mis preocupaciones, y mis miedos.  Juan 2:24 dice que El conoce a todo hombre, y en 2:25 dice que El sabe lo que está por dentro del hombre.  

                                                                               TIEMPO PRIVADO #4

Pasaje para leer: Juan 3:22-36
Observaciones: Jesús y Sus discípulos han entrado otra vez a la tierra de Judea y están bautizando a personas.  El mapa en la parte de atrás de mi Biblia me muestra que Judea es el territorio de Israel en el cual se encuentra Jerusalén, la ciudad capital.   Juan el Bautista estuvo bautizando muy cerca de allí.  Un argumento entre los discípulos de Juan y algunos de los judíos, se estableció.  Parece ser que estos judíos eran seguidores de Cristo.  Como resultado del argumento, estos discípulos vinieron a Juan para informarle que Jesús también está bautizando y reuniendo a un grupo amplio. Tal vez se preocuparon de que este maestro nuevo, Jesucristo, pudiese llegar a ser más grande que su querido líder, Juan.  Sus lealtades eran dadas a Juan.
    Juan el Bautista responde a estos discípulos fieles, informándoles de la superioridad infinita de Jesucristo, el Hijo de Dios.  Por considerar su relación respecto de Jesús, Juan nos da un principio importante, “Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe” (3:30).  Porque acerca de Quién es Jesús - Dios el Hijo - siempre debe ser considerado antes de mí.  Jesús debe llegar a ser más importante en mi vida, y yo debo llegar a ser menos importante en mi vida.  Debo pensar más en El y menos de mí.  Debo estar más preocupado en servirle a El y menos de mis propias comodidades.  
 
 

Bajar LECCIÓN 4 EN FORMATO PDF

Este Estudio nº 04, La Vida Diaria, ha sido traducido del estudio original en idioma Inglés al idioma Español por el hermano Alex Holowaty, residente en Australia, actualmente misionero en Argentina, en la provincia de Misiones (se dedica ahora al servicio de Dios entre los siervos de nuestro precioso Salvador, Cristojesús, cuya maravillosa gracia deseamos exaltar), y revisado por el hermano Miguel A. Vreska, a quien agradecemos su oportuna colaboración. La obra está compuesta por 18 estudios coleccionables, correlativos.


Ricardo J. Iribarren                                                   16 de abril de 2015



Estudios que se han ofrecido en la IBBM (Iglesia Bautista Bíblica de Morón)

Más en esta categoría: « La Palabra Eterna La Iglesia »
volver arriba