Menu

Para esperar se precisa tiempo

Palabra del día: Salmo 62 (62: 5). Leemos: “Alma mía, en Dios solamente reposa; porque de él es mi esperanza”.

Palabra que me enseña: La palabra que me enseña es mi porción de comida espiritual diaria necesaria. Es bien balanceada, sus nutrientes están puestos exprofeso por Dios Espíritu Santo.
Vivimos en la era de lo “instantáneo”. Se preparan comidas en cocina de microondas, se consigue dinero rápido a través de cajeros automáticos de los bancos, se cumplimentan los impuestos sobre la renta de los bienes en ordenadores para conseguir devoluciones más rápidas, etc., etc., etc. Nos hemos acostumbrado a resultados inmediatos. Quizá es por esto que a veces encontramos a muchos cristianos que les resulta difícil esperar en el Señor y permitir que Él resuelva sus problemas (algunos inmediatos, urgentes).

El conocido y amado pastor José Holowaty contaba de una mujer que vino a él pidiéndole consejo acerca de algunos serios problemas matrimoniales. Después de considerar su situación cuidadosamente le dijo: «Usted tiene dos caminos a elegir; uno es actuar por su cuenta, forzando la cuestión. Esto daría una solución más rápida, pero significaría un hogar roto. El otro camino es el ordenado por Dios: esperar en Él y para Él. Puede que Él haga esperar algún tiempo antes de que le solucione el problema. Puede que su paciencia sea severamente puesta a prueba, pero al final usted tendrá una solución permanente y satisfactoria».

Ella escuchó las palabras del pastor y comenzó a confiar en el Señor. Como resultado de ello su fe fue fortalecida y vio como Dios comenzaba a solucionar sus dificultades.

Aplicación: Esperar expresa dependencia de Dios y da quietud al alma. Así que, si te hallas, Ricardo, con problemas irresolubles y te sientes como estando al borde de un precipicio de pánico, recuerda que nuestro Padre Celestial obra, obró y obrará por aquellos que en Él esperan (“Ni nunca oyeron, ni oídos percibieron; ni ojo ha visto Dios fuera de ti, que hiciese otro tanto por el que en él espera” Isaías 64:4).



Pensamiento: La paciencia es un fruto del Espíritu; es una virtud otorgada por Dios que requiere espera, pero que es de gran peso — ¡es una joya de valor extraordinario!

Dios te bendiga. Pastor, Ricardo Iribarren.

 

(Tipeo del original, corrección ortográfica y diagramación de hoja: Miguel Angel Vreska)

Edición y Montaje por Nicolas Benjamin Gonzalez
Correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

volver arriba