Menu

El Precio a Pagar Por La Mundanalidad

Textos consultados: Génesis 13.10-13; Juan 16.33a; Filipenses 2.5-11
Sub- tema: Cuando la Apostasía comienza su desarrollo

Texto Bíblico: Génesis 13.10-13
 
«Y alzó Lot sus ojos, y vio toda la llanura del Jordán, que toda ella era de riego [fértil], antes que destruyese el SEÑOR a Sodoma, y a Gomorra, como un huerto del SEÑOR, como la tierra de Egipto entrando en Zoar. Entonces Lot escogió para sí toda la llanura del Jordán; y se fue Lot al oriente, y se apartaron el uno del otro. Abram se asentó en la tierra de Canaán, y Lot se asentó en las ciudades de la llanura, y puso sus tiendas hasta Sodoma. Mas los hombres de Sodoma eran malos y pecadores para con el SEÑOR en gran manera».

1 Parte: La Mundanalidad
  Este estudio que comenzamos comprende (encierra) varios mensajes: en la calidad de Alertas, las cuales nos proveerán de conocimiento a fin de facilitarnos la facultad de cómo poder evitar la gangrena de la apostasía y toda su potencial seducción en la cual podemos deslizarnos y arrastrar a otros.
  Hay  muchos tratados que hablan sobre el tema y sus implicancias, sus nefastos alcances y trágico desarrollo en las vidas de muchos creyentes que no fueron advertidos — o que, aviesamente, son arrastrados dejándose seducir por el engaño destructor (Mateo 24.4).
En la narración bíblica que exponemos encontramos la historia de un hombre que podría haber recibido alta distinción, honra y reconocimiento. Ser mostrado en la historia de la narración bíblica como un destacado anfitrión de las bendiciones de Dios; pero sucedió todo lo contrario. Quedó su historia escrita como la de un hombre que quiso reflejar el temor de Dios en su vida y, sin embargo, prefirió identificarse con un mundo que desarrollaba intensamente la maldad, y en el cual el pecado obraba a sus anchas… Despreciando de esta manera la generosidad de Dios, quien ofrece en su “andar cristiano” a quién sin condiciones se acerca a Él.
A) ¿Cuál es el precio cuándo alguien se aparta del camino?
  En ocasiones, la senda por la que caminan los justos no resulta fácil su andar; no obstante, son pródigas. Están llenas de descubrimientos instructivos que capacitan y enseñan en cuanto a las dificultades por las que se atraviesa, y a las cuales debe prestársele cuidadosa atención. La felicidad deriva muchas veces en atenderlas diligentemente. En su  andar cristiano, muchos ignoran voluntariamente —como si cerraran sus ojos— las alertas y advertencias. Entonces comienzan a llegar las sazones y los fracasos que, junto con la desesperación, harán impetuoso frente. Si permites esto, tú, hombre o mujer, te llevará, como a Lot, lentamente hacia una tragedia. Te derribará por el piso… ¡Créeme, no te levantarás fácilmente! La ayuda celestial se demorará hasta que hayas aprendido la lección… si es que por fin la aprendes.
  La mundanalidad pone su precio. El hombre o mujer que la acepta, deberá pagar indefectiblemente su costo: que es la pérdida total de su felicidad. ¿Sabías tú que la felicidad espiritual provee estabilidad?: estabilidad emocional (Job 23.11), estabilidad intelectual (Juan 15.9) y estabilidad espiritual (2 Pedro 3.7). Estas tres se conjugan ofreciendo al adorador el carácter de "Extranjeros y Peregrinos", es decir, aquellos que viven en el mundo pero no hacen las cosas del mundo (Hebreos 11.13). La estabilidad ofrecida por Dios y despreciada por muchos, y aún escogida por pocos, tiende los puentes de la eternidad hacia el corazón de los justos (Proverbios 15.30), ofreciendo paz, gozo, esperanza, oportunidades, buena compañía y compañerismo, integridad (Job 17.9), nobleza de comportamiento; y los conducirá a descubrir los bellos horizontes: tales como la justicia y la protección de Dios (Sofonías 3.5).
«¿¡O qué pensáis, que las escrituras nos advierten en vano, Alma Humana!?» —decía Bunyan— «Por la puerta del ojo quieren entrar extraños "amigos" que te arrastrarán al pozo profundo del infortunio»... Con dulces maneras y suaves palabras (1 Timoteo 5.6)… Con delicadas caricias (Proverbios 6.14) en tu mente llena de concupiscencias, plena de inmundicia y lujuria (Marcos 6.22-28); insatisfecho por la codicia de lo que es en apariencia (2 Timoteo 3.5)… Bueno pero es malo toda suerte de abominaciones (Tito 3.3)… Practicantes de la idolatría (1 Pedro 4.3), y otros tantos (1 Pedro 2.1)… ¡Vaya amiguitos qué buscan algunas almas humanas!
  En el libro de los Salmos, leemos: «… la tierra fructífera en salados; por la maldad de los que la habitan» — Salmo 107.34.
  ¡Alma Humana.... creyente… te has vuelto estéril, sin fruto! ¡¿Es que no te anima temor de Dios cuándo planeas tus decisiones?!... Se te ha arraigado el mundo de tal forma en tu corazón que juzgas según los apetitos de la carne (robar, mentir, engañar, etc., etc.)… ¡Miras con ojos carnales! Tú te dices a sí mismo —o a sí misma— que eres creyente.... ¡No ves que te engañas!... Les mientes a tus amigos. Usas una máscara para ocultar tu comportamiento y sentimientos apegados al mundo, el cual sabes bien que es enemigo de Dios. ¡¿Es que ya no sientes dolor por tus yerros?!... «Tus ojos mirarán las extrañas, y tu corazón hablará perversidades. Y serás como el que duerme en medio del mar, y como el que se acuesta junto al timón. Y dirás : Me hirieron, mas no me dolió; me azotaron, mas no lo sentí; cuando despertare, aun lo volveré a buscar», declara Proverbios 23: 33-35.
Te has insensibilizado a la voz suplicante del Espíritu Santo, quien mora en ti. Ya no lo oyes. Te hallas como Lot: ¡SORDO! La acción seductora en las llanuras del Jordán y la permeable Sodoma hacen que las ventanas de los ojos, las puertas de los oídos, la brisa y los aromas se vuelvan irresistibles. Todos sus sentidos van tras la inquietante manifestación de lo desconocido. Todo eso atraía a Lot. Dejó atrás a su tío Abran, heredero de promesas divinas… Este Abran (luego Abraham), un auténtico adorador (Juan 4.24) amigo de Dios (Génesis 18.7)… Hospedador de ángeles (Génesis 19.1)… Bendecido por Melquisedec —el rey— sacerdote de Elyon en Salem (Génesis 14.18)... Este Abraham, quien se negó a tener amistad con los impíos reyes de la llanura: como el rey de Sodoma (Génesis 14.21-24)… Un poderoso intercesor (génesis 18.23).
¡Qué privilegio tuvo Lot de ser sobrino de Abraham —el padre de la fe—, llamado a bendecir la simiente de David y del Señor Jesucristo!... Observando todo esto… ¡Cuántas buenas cosas perdió Lot —y las estás perdiendo tú— rechazando atrevidamente todas las bendiciones…!  

¿Quisieras acompañarme en una oración?...
«Dios y Padre nuestro, veo la historia de Lot y, penosamente, no puedo más que compararme con él: puesto que no veo una distancia entre él y yo... Tan cercanas son las tentaciones diarias; y estas se vuelven tan irresistibles, ¡porque su seducción trabaja, precisamente, sobre el estado de ánimo mío!… Mi descuido de la lectura de tu Palabra, las normas de santidad, la oración… Entonces, ¡estoy en grave peligro!… Por eso acudo a ti, porque eres mi fuente de inspiración para sobreponerme a esos riesgos innecesarios que NO debo tomar. La lección aprendida debe provocar aún mayor acercamiento entre tú y tu adorador (creyente), hombre o mujer. Pues tú nos has dado el equipamiento necesario para hacer frente a todas estas cosas. Yo te ruego, ¡Oh! Dios, que mires si hay en mí camino de perversidad: cosas que impiden una buena relación contigo… Alíviame la carga dándome paz y tranquilidad. Mi seguridad está apoyada firmemente en la redención que hizo CristoJesús para nosotros. Por lo cual te estoy agradecido y me someto voluntariamente a tu decisión. Padre, te doy las gracias por haberme oído. Sé que tú buscas lo mejor para mi vida, dependiendo siempre de la ayuda del Espíritu Santo. Por todas estas cosas, Padre, oro con fe, pidiéndolo en el nombre de tu Hijo amado Señor Jesucristo. ¡Amén!». Pastor, Ricardo Iribarren.


Fin de la primera parte…

Devocional elaborado y escrito por el pastor Ricardo Iribarren

(Biblia consultada: Sagradas Escrituras (1569)  - Versículos en forma textual)

(Compaginación del artículo: Miguel Angel Vreska: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Modificado por última vez enViernes, 02 Abril 2021 21:49
Más en esta categoría: « El DiSfraz
volver arriba

CONTACTO

    Teléfono Fijo: +54 11 4629-6270
       Celular Portable: +54 9 11-3660-8613 Whatsapp/

         +54 9 11-3100-1496 Whatsapp/ +54 9 11-6577-1333 Whatsapp

CORREOS, WEB Y APLICACIÓN

            Correos: ibbmradio16@hotmail.com / contacto@radiobiblica.org
                 Web: http://www.radiobiblica.org

                          Play Store: Radio Biblica Online (APP)