Menu

¿Soy yo un verdadero cristiano?

Palabra que me enseña:

Con esta pregunta quiero comenzar este mensaje.

Tres veces en la Biblia encuentro la palabra “cristiano” (Hechos 11: 26; 26: 28; 1Pedro 4: 16). Los primeros discípulos fueron llamados cristianos primeramente en Antioquía, en Siria. Los habitantes de Antioquía eran famosos por los apodos que inventaban. Como los discípulos de Cristo hablaban tanto de Él, lo nombraban y le adoraban como Dios, a los habitantes de Antioquía no se les ocurrió un mejor nombre para asignarles que cristianos.

Hoy en día muchos se dicen cristianos, y hasta hay naciones que se dicen cristianas. A todos ellos les digo las palabras del Señor Jesús: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el Reino de los cielos, sino el que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (encuéntralo en Mateo 7: 21). Ser cristiano no es por nacimiento, sino por haber recibido una nueva naturaleza.

No es por obra, para que ninguno se gloríe; sino por la gracia a través de la fe. No es tampoco por algo que yo deba dar u ofrecer (compensación), sino que es un don gratuito.

Tampoco es por intermediación de ninguna iglesia -inclusive si esta fuera perfectamente organizada y fiel-  aquí en la tierra, sino por la operación del Espíritu Santo.

Aplicación:

En primer lugar, ser cristiano es ser semejante a Cristo. Debo ser un seguidor de Jesús.

En segundo lugar, el cristiano es un discípulo de Cristo; alguien que sabe de Él (¿lo soy?), que aprende de Él y le conoce a Él, porque ha estado sentado a Sus pies.

Ahora bien, ¿cómo es mi carácter? El cristiano es santo: separado del pecado y engaño de este mundo malo y santificado por la sangre de Cristo. El cristiano es un templo del Espíritu Santo, morada de Dios.

En su influencia, el cristiano es como la sal que da gusto y razón a la vida; y conserva de la corrupción moral a su entorno (familia), a su barrio, a su pueblo, a su nación. El cristiano es como la luz en medio de la oscuridad, disipando las tinieblas de la ignorancia conforme a su rectitud y su comprensión.

En sus luchas (sus conflictos), el cristiano es soldado valiente y fiel, siempre luchando a favor de la justicia y en contra de toda maldad.



En comunión y en su vida social, el cristiano es un amigo, un vecino simpático, dispuesto a ayudar a quienes lo necesitan.

En su progreso, el cristiano es como un peregrino: leal a su patria aquí en la tierra, pero siempre buscando una patria mejor, la celestial. Nunca contento con las condiciones existentes, procura elevarse a sí mismo, de la mano del Señor, y también a los demás.

El cristiano es un hijo de Dios, heredero de riquezas espirituales y con rastros de nobleza: porque fue hecho a la imagen misma del Creador, de Dios.

Pensamiento:

¿Quiénes son los verdaderos cristianos? ¿Serán muy pocos en el mundo? A mí no me corresponde juzgar. No obstante la Biblia dice que por sus frutos los conoceréis (encuéntralo en Mateo 7: 20). ¿Seré un cristiano sincero, el cuál confirmará al mundo que conozco a Dios y que soy conocido de
Él, y que soy seguidor de CristoJesús? ¡Que así sea!

Dios bendiga tu vida. Pastor Ricardo.



(Tipeo del original, corrección ortográfica y diagramación de hoja: Miguel Angel Vreska)

Edición y Montaje por Nicolas Benjamin Gonzalez
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

volver arriba