Menu

Pago De Deuda

Basado en Colosenses 2.14
Rayendo la cédula de los ritos (Ley) que nos era contraria, que era contra nosotros, quitándola de en medio (ya no estorba al propósito redentor) y enclavándola (Santiago 1.21 — no quedó oculta, sino a la vista de aquello que reclamaba derechos sobre el alma humana) en la cruz…” (eficacia del efecto redentor).

Introducción:
   Esta magnífica revelación que el apóstol Pablo hace en este versículo de su Epístola a los Colosenses es la base, el Fundamento Bíblico que da SEGURIDAD a nuestra Salvación. No es un complemento de la verdad, sino la Verdad misma en la cual se nos asegura que se trata de la total libertad nuestra, en cuanto a lo individual en lo personal — Romanos 1.16: “Porque no me avergüenzo del evangelio: porque es potencia de Dios para salud á todo aquel que cree; al Judío primeramente y también al Griego”; como así también en lo colectivo, es decir, con todos aquellos que representan los llamados a salir fuera del pecado y que forman la Iglesia (1 Corintios 11.18: “Porque lo primero, cuando os juntáis en la iglesia, oigo que hay entre vosotros disensiones; y en parte lo creo”.

Muerte y Morir

a) Acción
   En Colosenses 2.13, Pablo describe concisamente nuestra situación antes de oír el mensaje del Evangelio y el efecto que esta condición causó en nuestras vidas: lo cual era "…estando muertos en pecados..."

  Esto significa que, debido a nuestros pecados, nuestra condición delante de Dios era estar espiritualmente muertos, sin vida de relación con Él. Esto nos dice claramente que nuestros espíritus estaban sin ninguna tendencia o inclinación hacia Dios, y que nada podíamos hacer con los recursos que tuviésemos a mano para llamar la atención de Dios.
No solo muertos en pecado, sino que, siendo gentiles y alejados de todo conocimiento, también éramos incircuncisos en la carne. ¡Cuánto para conocer!… ¡Cuánta enseñanza hay aquí!

  La incircuncisión es una expresión gramatical que Pablo usa con frecuencia en el N.T. — relacionando con ello el estado de los pueblos gentiles.
Nosotros fuimos en la carne: conocidos como gentiles; conocidos como ciudadanos de cualquier nación sobre el planeta tierra (vale esta aclaración debido a la confusión reinante en la ciencia, la cual sostiene [sostienen los eruditos] que hay vida en otros planetas. Recordemos que la Biblia dice: "EN el principio crió Dios los cielos y la tierra" - Génesis 1.1).

  Los gentiles salvos no éramos parte de la nación de Israel. A esto cabe un esclarecimiento: se trata de no oír solamente y luego olvidamos lo que oímos. Por eso estábamos alejados de Dios y sus mandamientos, dando rienda suelta en pos de vivir en la carne con toda su "...concupiscencia e inmundicia…  juntamente se recrean en sus (nos recreábamos en nuestros) errores… Teniendo los ojos llenos de adulterio, y no saben (no sabíamos) cesar de pecar; cebando las almas inconstantes…,  teniendo el corazón ejercitado en codicias, siendo hijos de maldición" - 2 Pedro 2.10a, 13c, 14.

b) Reacción
   Pero cuando oímos el Evangelio, dándonos cuentas de nuestra situación, creímos a ese Evangelio de Dios (escrito por Dios mismo); recibiendo de esta manera vida juntamente con Cristo y concediéndosenos el perdón de nuestros pecados (esto incluye errores, delitos, transgresiones, etc.).
En otras palabras, aquí el énfasis del mensaje está dado en que, ciertamente, ha  cambiado todo nuestro estilo de vida, de nuestro diario vivir; es decir, no solamente oímos. No, no se trata de eso. Sucede que lo incircunciso era nuestro ser; y Dios, a través de su Santo Espíritu, nos transformó haciéndonos circuncisos — circuncisión espiritual: lo que se define como “ser convertido” (conversión) —; y nos vivificó juntamente con Cristo (añadimos el bautismo en agua por inmersión para testimonio de esa nueva vida).

c) vivir
   Así como la resurrección de Cristo demostró que Él (Cristo) fue librado del pecado nuestro, puesto sobre él, de igual modo nuestra vivificación individual demuestra que hemos sido colocados sobre Cristo, ya sacrificado y resucitado, para nuestra justificación (por favor, lea Romanos cap. 5), a saber, perdonados de todos nuestros pecados. Abra su Biblia y leamos en 1 Pedro 3.22: “El cual (Jesús) está á la diestra de Dios, habiendo subido al cielo; estando á él sujetos los ángeles, y las potestades, y virtudes” (quiere decir que a Él se sujetan los habitantes del cielo, los habitantes humanos de la tierra y los espíritus, sean estos buenos o malos).



d) riquezas
   Los manuscritos antiguos leen "perdonándonos": identifica a  la iglesia de Colosa (Colosenses) y a la Iglesia de Cristo hoy (Colosenses 1.14, dice: "En el cual [Jesús] tenemos redención por su sangre [vida], la remisión de pecados…". Y en Efesios 1.7: "En el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados por las riquezas de su gracia…”). “Todos los pecados”, mejor corrobora la versión RV 1865: a saber, "todas las transgresiones". ¿Qué significa este "todas"? Todas las cosas malas que hacíamos, sea que conociéramos o no lo que estábamos haciendo. Por ejemplo, borrachera, fornicación, el robar en nuestras declaraciones de impuestos, o cualquier otra naturaleza. Significa que a los colosenses (también a nosotros) —atienda bien, por favor, porque que esto es muy importante — su historia como pecadores les había llegado a su fin. ¡Terminó! Ahora eran hijos de Dios (S. Juan 1.12) en Jesucristo. Estaban viviendo al lado de la Resurrección; así como también nosotros ahora (Pablo dijo que lo que él vivía ahora en la carne, lo vivía para el Hijo de Dios). Por eso ellos, los colosenses — así igual nosotros —, debían decir "adiós" a todo lo que los identificaba como hombres en la carne. Ahora bien, esto es muy diferente a lo que está escrito en la versión Vulgata — Biblia Católica Romana —. Allí dice "perdonándoos"… ¿Cómo dando a entender que los espíritus malignos tienen quizá la oportunidad de reformarse? (2 Pedro 2.4: "Porque si Dios no perdonó á los ángeles que habían pecado, sino que habiéndolos despeñado en el infierno con cadenas de oscuridad, los entregó para ser reservados al juicio…". Y en 2.9b: "…y reservar á los injustos para ser atormentados en el día del juicio…").

   Ahora bien, debe haber un cambio en nosotros. Si no lo hay, puede que haya dos disyuntivas:
1- No entendió el mensaje del Evangelio y usted no se ha regenerado: aún vive en la carne y sujeto a las miserias de la concupiscencia.
2- Si lo del punto 1 está sucediendo, entonces usted no ha nacido de nuevo. Seguramente hizo una manifestación circunstancial: tal vez por emoción. Sin embargo, puede que aún esté muerto o muerta en el espíritu, sin Dios, sin  salvación, sin ciudadanía en el cielo; pueda que esté contado o contada entre los inicuos, y esté yendo camino al infierno.
En el Capítulo 2, Versículo 14, de Colosenses: "Rayendo la cédula de los ritos (Ley) que nos era contraria, que era contra nosotros, quitándola de en medio y enclavándola en la cruz…", Pablo pasa a describir otro aspecto que estaba incluido en las riquezas de Cristo, en la obra de Cristo.

   Este verso 14  de Colosenses describe en todo su conjunto, como un resumen, el libro de Romanos; y asimismo la expresión de gozo de Cristo, escrito en el Evangelio de S. Lucas 22.14-16, cuando le dijo a sus discípulos lo siguiente: "Y como fué hora, sentóse á la mesa, y con él los apóstoles. Y les dijo: En gran manera he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca; Porque os digo que no comeré más de ella, hasta que se cumpla en el reino de Dios".

   Pasemos a escudriñar lo expresado por el apóstol a los gentiles en este verso 14. El Acta de los Decretos.
El Acta de los Decretos —también llamada El Documento de la Deuda o Cédula de los Ritos— en contra nuestra, describe: La Ley.


Analicemos. La Ley (incluyendo especialmente la ley moral, en donde estribaba la dificultad principal en obedecerla) es abrogada para el creyente (fue cumplida por Cristo y condenado por ella: puesto que el cargó con nuestros pecados sobre sí mismo), porque esta fue cumplida (por Cristo); puesto que la Ley era un código compulsorio y acusador, y a través de ella se buscaba aplicar la justicia y la vida. La palabra griega "telelestai" (consumado es: S. Juan 19.30a) significa: Cancelado.
La Ley sólo puede producir obras externas, no la obra interna de la voluntad (obediencia), la cual en el creyente proviene del Espíritu Santo en Cristo (lea, por favor, Romanos 3.21, 7.24; Gálatas 2.19).

   Cédula de Los Ritos o documento de Deuda (Acta de los Decretos). Al respecto, veamos el significado de Quirógrafo: (Derecho Jurídico) es el término que se emplea como sinónimo para el manuscrito o contrato utilizado para hacer una descripción breve de pago, que era emitida por el acreedor al deudor; es decir es un documento que se conforma como una constancia de que un individuo sostenía mantener una deuda con el acreedor para que el crédito impuesto por este sea aprobado, este sería un instrumento para ser utilizado como prueba tangible en caso de que exista un incumplimiento del acuerdo ejecutado entre ambas partes anteriormente mencionadas. Ahora bien, teniendo en cuenta lo escrito a mano en Decretos u ordenanzas en la ley dada por Dios a Moisés, dice en Efesios 2.15: “Dirimiendo (Cristo) en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos en orden á ritos...” Veamos: Cristo tomó a su cargo ese costeo, por medio de Su sacrificio de sangre, a saber [repetimos], «dirimiendo (anulando) en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos  en orden á ritos».

   En cierto sentido, los 10 mandamientos eran en contra de nosotros, condenándonos, ya que no podemos guardarlos ni obedecerlos a la perfección (aparte de Cristo que guardó la ley, hubo otro que no estaba bajo el régimen de la ley pero también obedeció: Noé, pregonero de justicia).
"Rayendo la cédula de los ritos que nos era contraria, que era contra nosotros, quitándola de en medio y enclavándola en la cruz” [La palabra "contraria", en Colosenses 2.14, Bernett la traduce de forma más puntual, a saber, como: Adversario(s)].
La ley no solo era un decreto en contra de nosotros debido a sus exigencias, sino que era un Adversario; era  incorruptible, insobornable, incomplaciente. Era un Adversario formidable por sus acusaciones. Este Adversario implica la ley ceremonial en la que se había establecido toda clase de Decretos, Estatutos, Mandamientos (véase Deuteronomio 28.58) que refieren y hacen a distinciones a días santos, festividades, vestimentas, alimentos prohibidos, comportamientos en la comunión entre los servidores del Tabernáculo y luego en el Templo, las relaciones humanas, días de trabajo, y otros rituales religiosos (Deuteronomio 28.47).

   Todo formaba parte de la religión prescrita a la nación de Israel; por ende, sí gentiles deseaban convivir con ellos debían someterse a esa normas. Todo eso apuntaba hacia una dirección: la primera venida del Hijo del Hombre (Jesucristo), es decir, eran sombras de Su Persona y de Su obra. Veamos, el documento de los decretos es parte de lo que nos fue contrario o adversario.  ¿Por qué? Porque la letra mata (Leemos 2 Corintios 3.6: “El cual asimismo nos hizo ministros suficientes de un nuevo pacto: no de la letra, mas del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica”). Sigue en el verso 14, diciendo: "Empero los sentidos de ellos se embotaron; porque hasta el día de hoy les queda el mismo velo no descubierto en la lección del antiguo testamento, el cual por Cristo es quitado". ¿Notó? Fue QUITADO…
¡Gloria a Dios! ¡He aquí nuestro triunfo! En grande "la ha quitado"… En gramática, es en tiempo Perfecto del Indicativo; a saber, dicho más claramente: se trata de que ya no nos es más un obstáculo… “enclavándola en la cruz": Llevando Cristo la maldición de la ley violada por nosotros, nos ha redimido de la maldición de la ley (Gálatas 3.13).
Un método antiguo de cancelar deudas o pagarés firmados en papel era el de meter un clavo a través de la firma del mismo. Así la carne de Cristo sufrió la perforación de los clavos en su Cuerpo.

   El documento cancelado, en el caso presente, fue la obligación existente contra los judíos, a saber, los representantes de Dios ante el mundo, y confirmado por ellos, de guardar la ley bajo la pena de maldición. "Maldito el que no confirmare las palabras de esta ley para obedecerlas. Y dirá todo el pueblo: Amén" - Deuteronomio 27.26.
"Adhiriéronse á sus hermanos, sus principales, y vinieron en la protestación y en el juramento de que andarían en la ley de Dios, que fué dada por mano de Moisés siervo de Dios, y que guardarían y cumplirían todos los mandamientos de Jehová nuestro Señor…" - Nehemías 10.29.

   Amigos y oyentes, y todos los seres humanos de cualquier nación, credo, raza o clase, que estén escuchando por la radio este mensaje, o leyéndolo en esta misma página web, queremos que sepan que Cristo en la Cruz del Calvario conquistó nuestra libertad (la de todo ser humano), asegurándonos y dándonos certidumbre de que somos salvos por su gracia. ¡Echemos mano entonces de esa salvación ofrecida, no dejando escapar la oportunidad notable que se nos presenta! Háblale a Dios y dile —aunque él ya todo lo sabe; mas le agrada sobremanera oírte dirigiéndote a Él con sinceridad— que eres un condenado a morir en el infierno, pero que estás dispuesto a arrepentirte de tus pecados y que necesitas un Salvador todo suficiente: a su Hijo Jesucristo. Dile que tienes plena confianza de que en la cruz pagó (Jesucristo) el precio de tu libertad y que deseas ser salvo por la eternidad. Dile que deseas ser su adorador en espíritu y en verdad. Dile que te enseñe a amarlo. ¡Nunca te arrepentirás de haber tomado esta decisión! Pídele que te lo conceda en el nombre de Su Hijo amado Cristo Jesús. Amén.
 
Dios bendiga tu vida, Pastor Ricardo Iribarren


Devocional elaborado y escrito por el pastor Ricardo Iribarren

(Biblia consultada: Reina Valera 1909  - Versículos en forma textual)

(Compaginación del artículo: Miguel Angel Vreska: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Modificado por última vez enMiércoles, 23 Junio 2021 15:35

Medios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

/* */
volver arriba

CONTACTO

    Teléfono Fijo: +54 11 4629-6270
       Celular Portable: +54 9 11-3660-8613 Whatsapp/

         +54 9 11-3100-1496 Whatsapp/ +54 9 11-6577-1333 Whatsapp

CORREOS, WEB Y APLICACIÓN

            Correos: ibbmradio16@hotmail.com / contacto@radiobiblica.org
                 Web: http://www.radiobiblica.org

                          Play Store: Radio Biblica Online (APP)